jueves, 17 de agosto de 2017

¿Eres coherente contigo mismo? Plásticos y un bonito sustituto al film transparente: Bee's wrap

¡Hola! ¿Cómo va ese verano?


Yo bastante reflexiva últimamente y es que desde hace tiempo llevo dando vueltas a este asunto ¿soy coherente conmigo misma? ¿Hago todo lo que puedo para ayudar al planeta? Porque vivir en verde y azul no sólo es usar cosmética natural, y aunque reciclo desde hace años e intento comprar productos ecológicos, en el día día siempre nos encontramos con incoherencias como coger el coche en lugar de transporte público, comprar un producto ecológico que viene de la otra parte del mundo y envuelto en plástico, comprar a granel pero llevándote las frutas y verduras en bolsitas de plástico separadas  o, simplemente, y confesadlo (no me digáis que no os ha pasado nunca) que se os olvidan continuamente las bolsas en el coche o en casa y al final os venís de la compra con las manos repletas de bolsas de plástico. Pues a mí, desgraciadamente, sí me pasa y luego me siento fatal. 





viernes, 28 de julio de 2017

Dulkara III: Leche Virginal Segunda Parte

¡Hola de nuevo!

Sí, ya sé que os prometí en el último post que en el siguiente os hablaría de la crema hidratante que estoy usando actualmente en mi rutina diaria pero al final he decidido hacer una actualización de la Leche Virginal de Dulkamara tras varios meses de uso. En principio pensé añadirlo al post en el que hablaba de este producto pero como me estaba enrollando demasiado e iba a quedar un post interminable he decidido dedicarle un post aparte. ¿Y que porqué me he extendido tanto? ¡Pues porque este producto me encantaY es que ya puedo decir que se ha convertido en el nuevo "Must" de mi rutina diaria. Sí, ya lo sé, es muy caro y no quería repetir pero ¡No lo he podido evitar! 




jueves, 30 de marzo de 2017

Dulkamara Bamboo II: Crema facial hidronutritiva

¡Buenas de nuevo!

Hoy os traigo la segunda entrega de la marca Dulkamara Bamboo. 


Crema facial hidronutriente:


Con esta crema tenía muchas expectativas, la verdad. Al leer sus características e indicaciones sonaba inmejorable. Y es que  maximiza la nutrición e hidratación de la piel aportando elasticidad y resistencia. Afina el poro y mejora el tono. Es idónea, también, para pieles finas, frágiles, descamadas y con dermatitis, con cuperosis o prematuramente envejecidas, que se benefician de su acción protectora, antioxidante y fortalecedora. Ademas, una de sus ventajas es que sirve tanto para la cara como para el contorno de los ojos con lo que te ahorras un paso (factor a tener en cuenta). 





Sin embargo, a mi no me ha ido tan bien como pensaba. En lugar de calmarme la cara me la notaba un poco tirante y seguía notándola deshidratada. Y parecía, incluso que la dermatitis se me acentuaba. Así que a los pocos días dejé de usarla en toda la cara y pasé a ponérmela sólo en la zona del contorno de la boca y cuello donde no tengo problemas de dermatitis, mientras que en el resto me ponía la de Sínthesis Salud (que por cierto ha vuelto a cambiar de fórmula aunque esta última aún no la he probado. Ya os lo actualizaré cuando la pruebe). Vamos, que fue un auténtico chasco ¡Y con el precio que tiene! Pero no digo que no sea buena. He leído reseñas de gente que está encantada con ella pero supongo que a mi nuevo tipo de piel más seco no le vino bien. Probablemente a las pieles grasas le vaya bien.

Y pasemos ahora a describir sus ingredientes:

Manteca de Karité y Espliego: conocidos protectores y emolientes naturales.
Aceite de germen de Trigo y  Vainilla: importante aporte de vitaminas E y oligoelementos.
Extractos de Rosa, Malvavisco y Avena: que aportan suavidad y ayudan a la regeneración celular.
Arándano: rico en antocianos, que descongestiona, estimula la micro-circulación y aumenta la resistencia de los capilares.
Extractos de yemas y médula de Bambú: que aportan aminoácidos (proteínas), vitaminas y oligoelementos como el silicio que  fortalece los tejidos y les confiere flexibilidad.



Mi veredicto:
  • ¿Qué me ha parecido?: Desafortunadamente no me ha servido para mi problema en este momento. Menos mal que me compré el bote pequeño.
  • ¿Qué es lo que más me ha gustado?: Su olor. Es curioso pero a mi me recuerda a Guatemala y diréis ¿Como? Pues sí, sé que es raro pero me recuerda a un olor de cuando estuve viviendo allí y no sé cual. Sé que esto no os resulta de mucha ayuda pero es a lo que me recuerda. Como ayuda extra os diré que es agradable.
  • ¿Qué es lo que menos me ha gustado?: Su precio y que no me ha calmado ni hidratado lo suficiente.
  • ¿La volvería a comprar?: No.
  • Precio: 66,74 euros (60 ml); 91,76 euros (100 ml); 150,58 euros (250 ml).
Y en la próxima os hablaré de la que sí me está funcionado y con la que no puedo estar más contenta. Ah, ¡Y es baratita!





domingo, 5 de marzo de 2017

Dulkamara Bamboo I: Leche Viginal

Hace meses que no escribo y es que con la vuelta al curso y el trabajo no doy a vasto; y si hay algo que tengo claro es que no me voy a estresar más de lo necesario que eso a mi piel no le viene nada bien. Y es que este blog es algo que hago por gusto, por compartir mi experiencia con vosotros y si os sirve de ayuda, por pequeña que sea, pues mucho mejor. Otro motivo por el que no he escrito es que realmente sentía que no tenía nada que compartir. Llevaba meses con la dermatitis fatal, se me había extendido por nuevos sitios de la cara como los párpados y frente; y ni mi tan preciada crema de Sinthesis Salud me la terminaba de quitar (me la mejoraba eso sí, pero al final tenía que terminar recurriendo a la crema de corticoides). Además, desde que cambié mi alimentación la piel me cambió (desde que dejé los lácteos ya casi no me salen granos) y ahora me la notaba más seca, como deshidratada pero seguía con la dermatitis y, claro, acostumbrada a utilizar productos para pieles grasas y con tendencia acnéica ahora estaba totalmente perdida, no tenía ni idea de que ponerme ¿Así que para qué iba a escribir? ¿Qué os iba a contar?

Ahora las cosas han cambiado. En mi desesperación he probado distintos productos y algunos de ellos, por fin, me han ido muy bien, tanto para el pelo como para la cara. Así que ahora sí tengo algo que contaros. 

En esta reseña voy a empezar por uno de los dos productos de una marca española que  he probado: Dulkamara Bamboo.  Se trata de una marca de alta cosmética natural española (sinónimo de precio muy alto, y con lo que estoy totalmente en contra, ya lo sabéis, porque me parece que es hacer la misma diferenciación que hace la cosmética tradicional, ¡pero es que estaba desesperada!). Su característica principal es que utiliza el bambú como ingrediente principal y que todos sus productos están indicados para pieles problemáticas ofreciéndoles una solución a los  comedones, manchas, poros dilatados, exceso de grasa, sequedad, cuperosis, acné, dermatitis, eccemas, caspas, picores, etc. Vamos, a simple vista muy prometedor. Así que me lancé y sin mirar mucho el bolsillo me compré dos de sus productos: la leche virginal Bamboo y la crema facial hidronutriente. Y en esta reseña voy a empezar por el primero de ellos, que la verdad es que me ha gustado mucho.


Dulkamara Bamboo