domingo, 5 de marzo de 2017

Dulkamara Bamboo I: Leche Viginal

Hace meses que no escribo y es que con la vuelta al curso y el trabajo no doy a vasto; y si hay algo que tengo claro es que no me voy a estresar más de lo necesario que eso a mi piel no le viene nada bien. Y es que este blog es algo que hago por gusto, por compartir mi experiencia con vosotros y si os sirve de ayuda, por pequeña que sea, pues mucho mejor. Otro motivo por el que no he escrito es que realmente sentía que no tenía nada que compartir. Llevaba meses con la dermatitis fatal, se me había extendido por nuevos sitios de la cara como los párpados y frente; y ni mi tan preciada crema de Sinthesis Salud me la terminaba de quitar (me la mejoraba eso sí, pero al final tenía que terminar recurriendo a la crema de corticoides). Además, desde que cambié mi alimentación la piel me cambió (desde que dejé los lácteos ya casi no me salen granos) y ahora me la notaba más seca, como deshidratada pero seguía con la dermatitis y, claro, acostumbrada a utilizar productos para pieles grasas y con tendencia acnéica ahora estaba totalmente perdida, no tenía ni idea de que ponerme ¿Así que para qué iba a escribir? ¿Qué os iba a contar?

Ahora las cosas han cambiado. En mi desesperación he probado distintos productos y algunos de ellos, por fin, me han ido muy bien, tanto para el pelo como para la cara. Así que ahora sí tengo algo que contaros. 

lunes, 5 de septiembre de 2016

Crema correctora de Synthesis Salud: Mi mejor aliado para la DS

Ay, que trabajito me ha costando ponerme a escribir este verano pero ya estoy aquí con una nueva reseña y un regalito extra. Hoy por fin os traigo la reseña de la Crema Correctora de Sinthesis Salud, mi Must sí o sí. 
Crema correctora de Sinthesis Salud

domingo, 17 de julio de 2016

Solares IV: Crema solar SPF 50 para niños de Anthyllis


Lo prometido es deuda y aquí va la segunda entrega de los protectores solares nuevos que probé el año pasado. Como ya os dije el año pasado además de comprarme el spray de Acorele me compré la crema solar de Anthyllis de protección 50 para probar otra marca y no gastar la de Alga Maris para la cara en el cuerpo.  





Este protector natural utiliza, además del dióxido de Titanio, óxido de zinc y otros ingredientes que aportan una protección solar natural como el aceite de karanga o el extracto de pongamia.

Su textura es ligera al principio pero, al menos a mi, me cuesta bastante extenderla. Es un poco extraño, es como si se hiciera más densa al extenderla. Su aroma no me entusiasma, es también algo raro pero se va rápidamente. Pero en su favor he de decir que es efectiva y que se puede utilizar en niños e incluso bebés. Es, por lo tanto, ideal para pieles sensibles y el fabricante asegura que incluso calma irritaciones. Otro punto a su favor es que según afirma la marca las cremas de Anthyillis poseen el mayor grado de compatibilidad con organismos marinos según estudios de la Universidad politécnica de Marche.


Crema Solar Anthyllis spf 50 niños

Entre sus ingredientes encontramos:



  • Aceite de Karanja o Pongamia: su principal virtud es que actúa como un cromóforo absorbiendo y reteniendo energía lumínica gracias al pongamol. Es decir, nos protege de los rayos UVA de forma natural impidiendo que llegue a las capas más profundas. Además, es un aceite con propiedades antisépticas, seborreguladoras y nutritivas. 
  • Aceite de girasol: Alto contenido en vitamina E y en ácido caféico convirtiéndolo en una excelente antioxidante natural. Además, hidrata la piel en  profundidad y ayuda a regenerarla.
  • Aceite de Jojoba: gran humectante, regenerador y regulador de la producción sebácea, lo que lo hace ideal para pieles grasas.
  • Aceite de Argán: Está considerado como el rey de la hidratación debido a su alto contenido en ácidos grasos que nutren las diferentes capas de la piel. Es un potente antioxidante y regenerador de la piel.
  • Aceite de linaza: Combate las manchas de la piel y las quemaduras solares. Además, tiene propiedades antiinflamatorias que reducen el enrogecimiento e inflamación de la piel. Debido a su alto contenido de ácidos grasos también nutre la piel en profundidad.
  • Extracto de Karanja o Pongamia: mismas propiedades descritas arriba.
  • Extracto de caléndula: alto poder antiinflamatorio, regenerativos y desinfectantes gracias a su contenido en calendulósidos y flavonoides. Además posee propiedades calmantes.  
  • Extracto de malva: debido a su alto contenido en mucílagos posee propiedades antiinflamatorias y emolientes.



Mi veredicto:



  • ¿Qué me ha parecido?: La verdad es que la primera impresión no fue la mejor. Tras haber utilizado otras marcas mucho más fluidas, esta me resultó un poco engorrosa de extender.
  • ¿Qué es lo que más me ha gustado?: Sus ingredientes, que es efectiva e ideal para las pieles más sensibles y que altamente compatible con los microorganismos marinos.
  • ¿Qué es lo que menos me ha gustado?: Su textura y olor.
  • ¿La volvería a comprar?: No creo que la volviera a comprar porque me gustan más las de Alga Maris, Acorelle o Kimberly Sayer.
  • Precio: De 20 a 23 euros.


Y hasta aquí mis solares por este año. Espero que os sirva para elegir la vuestra aunque como siempre ocurre y como dice el refrán: ¡para gustos los colores! ¡Feliz Julio!

¡Y hasta pronto!


lunes, 4 de julio de 2016

Protectores solares III: Spray solar SPF 30 de Acorelle

¡Buenas!

Antes de este parón había pensado que mi siguiente entrada sería sobre mi hasta ahora crema favorita. ¡Ya había llegado el momento de presentarla! Pero ahora nos encontramos a las puertas del tan ansiado verano, ávidos de sol, de lucir piernas morenas (no es mi caso), y de nuevo pensamos en la playa y en que protector solar ponernos. Así que finalmente he decidido hacer una reseña de los protectores solares que probé el año pasado repartiéndolos en dos post.


Verano protectores solares


martes, 14 de junio de 2016

Ya estoy de vuelta

¡Hola de nuevo!


Sí ya lo sé, ha pasado mucho tiempo sin que me pasara por aquí pero tras este abandono absoluto en el que os he tenido durante estos meses (lo siento, el estrés me ha superado y eso no es bueno para mi dermatitis) me dispongo a retomar mis posts mensuales. Pero antes quiero que sepáis que no he dejado el tema completamente. Durante este tiempo, en el que he tenido que compaginar trabajo con estudios y casi me da algo por intentar abarcar demasiado, he buscado un hueco para hacer un curso de plantas medicinales en el que he aprendido muchas cositas que me servirán para daros más información y enseñaros algunas recetas para las que como yo queráis empezar a hacer cosmética natural en casa. En él he aprendido a hacer jarabes, tinturas y pastillas naturales; cremas, jabones y bálsamos, nos han enseñado como mejorar nuestra alimentación y, sobre todo, he compartido una experiencia increíble con gente generosa, siempre dispuesta a enseñar y compartir todo aquello que sabe. Espero que todo este conocimiento nuevo me sirva para poder seguir ayudándoos. Os dejo algunas fotos de mis potingues.

Practicas curso plantas medicinales

Balsamo de amargo sueco, crema facial y Mouse de Karité y Coco

Jarabes y siropes de miel y plantas


Y espero ponerme pronto al día en el ciber espacio de la cosmética natural y la vida en verde.

Hasta pronto... Que sí que esta vez es de verdad.

martes, 29 de diciembre de 2015

Mis 3 productos favoritos del 2015

Ya estamos llegando al final del 2015 y con el fin del año vienen las listas de favoritos, que si las mejores canciones nacionales, mejores series del año, mejores películas, etc. así que para no ser menos he decidido hacer mi propio podio de los productos que más me han gustado de los que he probado este año. No voy a incluir los que ya llevaba tiempo usando o que empecé a usar antes de que empezara el año.


Mis 10 candidatos a los premios La Vida en Verde y Azul de este año son...

viernes, 30 de octubre de 2015

¡No sin mi Konjac!

Hola chic@s!


Hoy os voy a hablar de un producto que se ha convertido en un imprescindible en mi rutina facial: La Esponja Konjac



Esponja Konjac

Llevaba usándola tiempo pero he sido consciente de su importancia en mi rutina hace muy poquito. ¿Y como puede ser que no me haya dado cuenta hasta ahora? Bueno, pues resulta que estas esponjas naturales se recomiendan cambiarlas aproximadamente cada 3 meses aproximadamente porque se van desgastando y perdiendo sus propiedades. Antes del verano, la última que estaba usando ya la tenía muy chiquitita y dejé de usarla pero no me compré ninguna otra por pereza así que durante unos tres meses he estado sin usarla. ¿Y cual ha sido el resultado? Pues que este verano he tenido bastantes brotes de dermatitis seborréica y, además, me notaba la cara mucho menos lisa y con más puntos negros. Como siempre cuando mi cara empreora me paro a pensar ¿que hacía antes que no hago ahora? Y aunque este veranos no he seguido una rutina muy a rajatabla me di cuenta de que no había usado la esponja en todo este tiempo así que hace poco me la volví a comprar y cual ha sido mi sorpresa cuando he podido apreciar una mejoría inmediata. El aspecto de mi piel ha cambiado sin duda a mejor, está mucho más lisa y las espinillas ha disminuido considerablemente. Así que sí, ahora puedo afirmar que es un must-have y que la seguiré usando fielmente en mi rutina facial. ¡No sin mi Konjac!